Diego Chaves y la cronica de una derrota anunciada

Emanuel Tocco julio 29, 2013 0

Por Emmanuel Tocco

Varias fueron las veces que se mencionó, al igual que en otros casos, la falta de fogueo internacional que traía el ex campeón interino de los welters AMB, Diego “La Joya” Chaves, y vaya si cayó en la realidad el pasado sábado cuando en la lona del AT & T Center de San Antonio, fue derrotado por nocaut en el décimo asalto por el invicto estadounidense Keith “One Time” Thurman, perdiendo el invicto y también su faja.

Desde su debut como profesional aquel 5 de julio de 2008, cuando venció por nocaut en el tercer asalto a Juan José Islas en el Club Deportivo Castelli, Chaves demostró que tenía condiciones para instalarse dentro de los mejores del país y también del mundo. Sin embargo, el tiempo pasó y el oriundo de San Miguel seguía compitiendo siempre en condición de local y ante rivales que no podían  ofrecerle una paridad a sus aptitudes púgilisticas.

Solo en 2010, el argentino visitó suelo extranjero para derrotar en seis asaltos por fallo unánime  al brasilero Edvan Dos Santos Barros (que en aquel momento tenia un récord de 10 victorias, 8 derrotas y un empate) en la lona del Hard Rock Hotel y Casino de Las Vegas, en una de las contiendas complementarias al enfrentamiento entre Marcos “El Chino” Maidana y Víctor Cayó.

Con la experiencia de haber conseguido  los títulos latinos OMB de la categoría mediano y luego welter (el cual defendió en cuatro ocasiones) Chaves tuvo su chance mundialista ante el marroquí Ismael El Massoudi en junio de 2012, triunfando aquella vez por nocaut en el segundo asalto y conquistando el título interino de la categoría welter versión AMB, en la Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester, ante un rival que traía un buen historial compuesto de 36 victorias y tres derrotas,  pero sin haberse enfrentado a grandes nombres y con muy pocos recursos boxísticos.

Tras obtener mencionada faja, por una cuestión reglamentaria debía medirse ante el campeón regular de la categoría, por aquel entonces Paulie Malignaggi (quien luego perdería su trono ante Adrien Broner), pero las negociaciones nunca llegaron a buen puerto y las promesas de un combate en Dubai y demás, quedaron en la nada.

Pasado el tiempo, apareció la chance de enfrentar a Thurman, un boxeador invicto que desde hace tiempo iba tras los pasos del monarca de las 147 libras del OMB, Timothy Bradley, y también había sido mencionado para combatir ante el santafesino radicado en José Leon Suarez, Marcos René Maidana.

El norteamericano, oriundo de Florida, venía de derrotar al experimentado veterano esloveno Jan Zaveck y con una gran cantidad de asistencias en las grandes carteleras del país del norte, participando en veladas como las de Floyd Mayweather vs Miguel Cotto, Juan Manuel Marquéz vs Michael Katsidis, Bernard Hopkins vs Tavoris Cloud y Shane Mosley vs Sergio Mora, llegando a ser semifondista en varias de estas.

Finalmente, lo que parecía ser una difícil prueba, terminó siendo la pura realidad. Por un lado, un campeón que se presentaba por segunda vez en condición de tal, con poca experiencia en el exterior y escasa cantidad de combates que lo exigieran al punto de tener que buscar una mejora en su plan de pelea. Como quien dice: “aprender de sus errores”.  Por el otro, una promesa emergente que a pesar de no tener una faja de campeón mundial en su cintura, traía una mayor experiencia en el mercado grande, enfrentando a rivales de mayor trascendencia, lo que le permitió hacer que su nombre pase de ser un susurro a un rival de consideración para los mejores de la actualidad.

Dejá una respuesta »