MARCOS MAIDANA VS. VICTOR ORTIZ: EL DÍA QUE “EL CHINO” EMPEZÓ A SER GRANDE

Luciano Jurnet agosto 12, 2013 0
MARCOS MAIDANA VS. VICTOR ORTIZ: EL DÍA QUE “EL CHINO” EMPEZÓ A SER GRANDE

Por Luciano Jurnet

Corría el 2009 y la empresa Golden Boy necesitaba consolidar de manera definitiva la imagen de una de sus máximas promesas. Elegido el prospecto del año 2008 por ESPN, el californiano Victor Ortiz se presentaba en el mercado grande como el futuro entre los superligeros. Con 24 triunfos, 19 por la vía rápida, tan sólo una derrota (consecuencia de una extraña descalificación) y un empate en su haber, “Vicious” se había ganado el derecho a combatir por el cetro mundial interino de la AMB.

Faltaba definir al invitado, a quien oficiaría de visitante y que funcionaría como trampolín para la campaña rentada del estadounidense. Los popes del negocio posaron sus ojos en el argentino Marcos Maidana, que si bien ostentaba un impresionante record hasta el momento (25-1-0, 24 K.O), había fracasado en su primera incursión universal tras perder ante el ucraniano Andriy Kotelnik. Quizás aquel revés generó entre los ejecutivos de la compañía liderada por Oscar De La Hoya la sensación de que el santafecino aún no estaba apto para los grandes desafíos o quizá simplemente confiaban sobremanera en su boxeador; lo único cierto fue que la pelea se confirmó.

La conferencia de prensa previa al duelo habló por sí sola. Los flashes y los periodistas rodearon al local, mientras que al “Chino” solamente le realizaron algunas preguntas de rigor. Era evidente que por ese entonces muy pocos vaticinaban una victoria del oriundo de Margarita, quien estaba debutando en la meca del pugilismo.

Una vez sobre el cuadrilátero, los pronósticos parecían cumplirse. Y es que rápidamente Ortiz conectó un cruzado sobre Maidana y lo envió a la lona. Sin embargo, ya de pie y al instante, fue el argentino quien replicó y con un directo de derecha tiró al nacido en Kansas.

Las dudas generadas entre el público y los organizadores tras aquella intensa primera vuelta se disiparon luego de que en la siguiente “Vicious” derribara en dos oportunidades a su rival. No obstante, fue en ese momento que el santafecino comenzó a demostrar el corazón de un verdadero campeón. Soportó los embates, sobrevivió al vendaval de golpes propuesto por el zurdo y, poco a poco, niveló las acciones.

Tras un par de asaltos parejos, caracterizados por electrizantes cruces, la potencia del “Chino” comenzó a imponerse para, ya en el quinto, cortar a su adversario con un cruzado de izquierda y conectar sobre la campana un impresionante derechazo que hizo que el favorito apelara al clinch.

En el sexto round Maidana olió sangre y salió decidido a buscar el título. Lejos de evidenciar coraje para la réplica e intentar revertir la situación, Ortiz se mostró estático, herido y luego de recibir un gancho al hígado se lanzó a la lona. Si bien recuperó la vertical, no pareció tener la voluntad de continuar el pleito y el doctor de turno contribuyó con la causa al sentenciar que no debía hacerlo como consecuencia de un corte.

El batacazo era un hecho. Un nuevo campeón del mundo vernáculo había nacido y, por su pegada, su mentalidad y su espíritu, parecía haber llegado para quedarse en el primer nivel.

Dejá una respuesta »