Dos campeones

Campeones En El Ring septiembre 5, 2013 0
Dos campeones

Decir que en el valle de Coachella hace mucho (demasiado, de verdad) calor, ya suena redundante y monótono. Pero decir que hemos tenido un muy buen día de entrenamiento con Lucas -aunque insistente ya- no les caerá repetitivo. Sera música para sus oídos. Altavoces o auriculares mis estimados, pues voy a hacerme el DJ.

Martes es la jornada posterior a un guanteo duro y extensísimo de 12 rounds, aunque por estas alturas no puedo postergar o cambiar demasiado el plan de ejercitación física. A pesar de que queden indicios de la sesión de sparrings, la tarea de hoy nos marca que resta uno de tres estímulos de potencia y velocidad de miembros superiores (¡bue! brazos). Sin embargo esto es algo que alegra al campeón, ya que disfruta mucho sus sesiones de lanzamientos.

Luego de la entrada en calor general y los movimientos específicos, nos disponemos a comenzar. Pitufo Arano a cargo del cronometro, Colo de las buenas fotos que reciben de los ejercicios matinales y Cuty frente a mí, ayudando para que la dinámica y repetición de los lanzamientos sea la ideal. Por ese momento, se acerca al lugar una simpática señora estadounidense de unos 60 años, que ajena a lo que nos disponíamos a comenzar, se larga a entrenar su swing de golf con una pequeña sobrecarga.

Crucé mi mirada alternativamente con todos los compañeros del equipo, y al llegar a Lucas se nos escapa una sonrisa simultánea. Mi primer reacción fue un “esperemos un momento hasta que ella termine sus movimientos”, pero muy por el contrario de retirarse, solo intercambió sus actividades con algún ensayo de activación cardiovascular, sin inmutarse. Regresé la sonrisa y atiné a pedirle a Colo que oficiara tanto como Cuty o yo mismo, de “arqueros”.

Arrancó la sesión y con ella, los estruendosos golpes que los medicines balls hacen al impactar en la pared. La velocidad y el rebote de los bombazos crecen tanto como el sobresalto y tamaño de los ojos de la dama, que a pesar de eso continúa con su tarea. Siempre amedrentada y con la vista puesta en nuestros movimientos, parece que se ha contagiado insistencia que nos pertenece. Prosigue en sus tareas sin moverse de su zona de ejecución. De repente un disparo de la zurda de Lucas se descontrola y uno de los “guardametas” no logra detenerlo de inmediato. Entonces camino rápidamente entre nos con algún elemento y ensayo a modo de disculpa o expresión de temor un “I will carefully…” (Lo haré cuidadosamente…), lo que provocó la risa de todos.

Pasados los minutos, un rato de aeróbicos y elongación, con la mueca de gracia que aún nos incitaba las expresiones del rostro de la veterana golfista.

Por la tarde, la sesión de manos está programada para las 16:00. Como es costumbre, nos espera un cortejo de respetuosos y simpáticos latinos. Nos rodea la febril actividad en el gym comunitario, ya no hay espacio para nadie más. Todas las bolsas, punchings y el mini gimnasio de sobrecarga están colmados de jovencitos entrenando. Algunos en compañía de sus padres o instructores de grupo, otros esperando su turno de manoplas con Toño Díaz.

A lo lejos, se destaca por sus movimientos, su altura y hasta por su ropa, un personaje que ya es conocido: el pequeño al que ya hicimos referencia alguna vez, con su mirada persistente sobre todos los desplazamientos de Lucas (ver UN COMBATE).

Hay que observar para creer la soltura con que realiza la celeridad y coordinación de sus puños, acompañado del absoluto desparpajo de todas sus acciones.

Verdaderamente si aquí Lucas se lleva todas las miradas, este chiquito se roba la del grupo y en especial la de él, lo que no es poca cosa.

Hago un pedido por este medio, y espero que el tiempo o los vericuetos de la vida no nos traicionen. De ese modo veremos un campeón, con el privilegio de habernos anticipado. Y con nombre, apellido y seudónimo.

Dos ases se juntaron. Lucas Martín Matthysse y Gael “El Gallito” Lopez, a la memoria. Y un día menos al calendario.

DUODÉCIMA PÁGINA DEL DIARIO DE VIAJE (CLIC EN EL TÍTULO PARA INGRESAR)
LOS REFRESCOS

Dejá una respuesta »