Yésica Marcos, “el bombón asesino”

Emanuel Tocco octubre 10, 2013 0
Yésica Marcos, “el bombón asesino”

Texto: José Félix Suárez

La de Yésica Patricia Marcos, popularmente conocida como “El Bombón Asesino”, aunque también podría llamársela “La Cenicienta del Boxeo”, es una historia que asombra y conmueve cuando se toma conciencia de la dura y pobre infancia que compartió junto a 19 hermanos en un hogar muy humilde de la ciudad de San Martín donde había demasiadas bocas que alimentar.

Una época en la que como siempre ha reconocido más de una vez debió refugiarse en los vicios y riesgos de la calle para tener un bocado para comer y un techo para dormir. La pequeña Yésica era entonces una criatura indefensa e insegura obligada a convivir con esa cruel pobreza que la golpeaba a diario sin tregua y sin piedad. Una realidad que admitió con valentía y entereza cuando gracias al boxeo se convirtió en una deportista muy importante porque nunca escondió ni negó aquel pasado de hambre y miseria propio de una familia tan numerosa.

Con tenacidad y esfuerzo, enorme voluntad y alto espíritu, Yésica encontró en el gimnasio y en la potencia de sus puños una puerta abierta a un horizonte y un futuro mejor. Se recuerda su triunfal debut el 06-09-08 en el Polideportivo San Pedro de su San Martín natal donde venció por puntos a Cristina Pacheco para iniciar una ascendente carrera que la llevó a la cima del boxeo mundial.

Como “La heroína del barrio” la definió el periodista deportivo Osvaldo Príncipi, en su habitual columna semanal de boxeo del Diario La Nación, cuando el 16-03-12 en el Teatro Griego Juan Pablo II, del Parque Agnesi de la ciudad de San Martín, Yésica se consagró campeona mundial supergallo de la Organización Mundial de Boxeo – OMB – al derrotar por puntos en fallo unánime a la estadounidense de origen filipino Ana Julatón en el combate que unificó el título. Se recuerda que una multitud estimada en 30.000 personas vibró de entusiasmo esa noche como en las grandes veladas del pugilismo mendocino y despidió a su nueva ídola con un aliento sostenido al grito de “bom-bón…bom-bón”.

Yésica, feliz y agradecida, respondió con una espontánea sonrisa, mezcla de ternura y simpatía, hasta que no pudo contener el llanto. Con una gran paz interior, íntimamente satisfecha de sus logros, orgullosa del calor y del amor de la gente, reconocía al correr el velo de aquella triste adolescencia: “Nunca imaginé que cruzar la puerta de un gimnasio podía modificar mi vida del modo que lo hizo la práctica del boxeo.

Me convirtió en otra persona, en una mujer mucho más feliz, con un montón de sueños y proyectos por realizar. Soy agradecida porque el deporte me sacó de la calle y me ayudó a dejar atrás una etapa muy difícil y muy oscura. Nunca he renegado de mi pasado, no me avergüenza para nada reconocer que dormía donde podía: en el banco de una plaza, debajo de algún puente, en una casa en construcción.

Siempre venía alguien que me corría, que me hacía salir, que me hacía ver que ese no era mi lugar. En casa éramos 19 hermanos y la comida nunca alcanzaba para todos. También era muy débil de carácter, me sentía muy indefensa y desprotegida, quizás demasiado sensible.

Siempre he comentado que de la nada se me aparecían enfrente grandes paredes que ponían a prueba mi fortaleza y que tenía la obligación de superar. Pongo como ejemplo el combate que hice con la colombiana María Andrea Miranda porque sufrí la rotura del tendón bíceps del hombro derecho y tuve que pelear los últimos siete rounds con un solo brazo. Estuve seis semanas inactiva y recién a los cuatro meses pude volver a guantear.

También perdí un embarazo cuando tenía la ilusión de ser madre por primera vez pero Dios así no lo quiso. Sabía que por más dificultades que tuviera iba a regresar con más ganas y energía porque me conozco mejor que nadie y sabía que podía superarme. La pelea con Ana Julatón era el mayor desafío de mi carrera porque quería demostrar que era la mejor de mi categoría. Por eso llegué tan bien preparada, en excelente forma física. Lo que más me conmovió esa noche fue el gesto de la gente que no dejó de alentarme y que así me demostró su inmenso cariño y respeto”.

El presente de Yesica

Después de su polémico combate con “La Tigresa” Marcela Eliana Acuña, el 25-01-13 en el Parque Agnesi de San Martín, siempre ante una multitudinaria concurrencia que coreó largamente su nombre, en el que se falló empate lo que motivó el enojo de la formoseña que consideró que había ganado, “El Bombón” cayó en un cono de sombras y se llamó a un extraño silencio, a un largo receso, que aún se prolonga.

Quizás como consecuencia de un fuerte estado depresivo no solo se alejó del gimnasio sino que también se separó de su habitual grupo de trabajo de la Dirección de Deportes de San Martín: su entrenador Martín Díaz; el titular de esa cartera Cristian Martín; el ex director de Deportes Cristian Etem y el propio intendente municipal, Jorge Omar Giménez, su padrino espiritual desde la época en que con tanto cariño y cuidado la protegieron y la ayudaron a crecer de la mejor manera.

Se temió incluso por su salud porque en agosto pasado fue internada de urgencia en el Hospital Del Carmen. Luego se aclaró que se había tratado de un pico de presión acompañado de una crisis de nervios y de un ataque de pánico. Un desafortunado comentario de “La Tigresa” Acuña, que aseguró por televisión que “voy a pelear por el título de campeona mundial OMB que ha dejado vacante Yésica Marcos”, es posible que haya contribuido a ese cuadro de angustia y miedo que obligó a su internación.

Hasta que recientemente se conoció la noticia de que la Organización Mundial de Boxeo – OMB – despojó del título mundial supergallo a la sanmartiniana por lo que ese cinturón ecuménico quedó vacante. La causa según se informó oficialmente es que Yésica no pudo justificar su larga inactividad sin realizar la defensa de su corona en razón de que la última vez que lo hizo fue en enero de este año ante La Tigresa Acuña.

Se recuerda que Yésica había obtenido ese título en dos etapas: Primero fue campeona interina al vencer a la brasileña Da Silva Duarte el 08-10-11 y luego fue titular regular al unificar con Ana Julatón el 16-03-12. Por ahora solo mantiene su condición de campeona AMB de la misma categoría: Como interina al vencer a Simone Silva Duarte el 09-04-10 y como titular regular al vencer a Dayana Cordero el 06-10-12.

Después de la crisis del mes de agosto y de la separación de su ex equipo de colaboradores, “El Bombón” se entrenó algunos días en el gimnasio de Pablo Chacón en Las Heras hasta que al poco tiempo nada más se supo de ella.

Extraño silencio que puede tener consecuencias más graves aún porque la Asociación Mundial de Boxeo – AMB – también puede despojarla del cinturón mundial supergallo. En el ambiente del boxeo se espera que “La Cenicienta” pueda recuperar esa sonrisa que la acompañó en sus momentos de mayor esplendor.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/notas/2013/10/8/yesica-marcos-bombon-asesino-742814.asp

Dejá una respuesta »