A NO OLVIDARSE DE ABREGÚ

Luciano Jurnet diciembre 24, 2013 0
A NO OLVIDARSE DE ABREGÚ

*Entrevistador: Luciano Jurnet

La consagración de Marcos Maidana como campeón del mundo welter catapultó al boxeo argentino a la cima de una división que probablemente sea la más comercial y atrapante hoy en día. Sin embargo, previo al triunfo del “Chino” contra Adrien Broner, otro representante nacional había atravesado un exitoso sendero en la categoría: Luis Carlos Abregú.

El oriundo de Chicligasta, Tucumán, había conseguido victorias muy significativas, a punto tal que llegó a ocupar el puesto número uno del ranking del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). No obstante, una lesión en su mano derecha le obligó a someterse por segunda vez a una cirugía (la primera ocurrió en febrero del 2011) y, desde entonces, no volvió a ponerse los guantes.

Si bien el prolongado parate le hizo perder protagonismo (su última presentación fue ante el canadiense Antonin Decarie el pasado 27 de abril, en aquella velada llevada a cabo en el estadio de Velez y que estelarizaran Sergio “Maravilla” Martínez y el inglés Martin Murray), “El Potro” se encuentra en el último tramo de su recuperación y ya sueña con Las Vegas. En una cordial entrevista brindada a Campeones en el Ring, nos describió su actual situación, nos adelantó dónde, cuándo y contra quién regresará al ring, así como también sus aspiraciones futuras.

“La mano está mejorando de a poco, está en un 40%; estoy golpeando suave y esperando el alta del médico para que me diga cuándo puedo empezar a hacerlo con firmeza”, comentó Abregú, quien admitió lo complicado que resultó atravesar una nueva intervención quirúrgica: “No ha sido nada fácil pasar por este proceso de operación y post operatorio, pero era lo único que me quedaba por hacer en ese momento (…) me golpeó mucho el tema porque uno viene hace años remándola, estaba a una o dos peleas de una chance mundial y que de repente tuviera que operarme fue un golpe duro, no podía comprender cómo fue a pasarme eso”.

La necesidad de recurrir al quirófano se hizo presente en el norteño luego de su éxito ante Decarie, el cual considera no pudo definir por la vía rápida debido al dolor en su mano y la inseguridad que éste le provocaba. Y no sólo se trató de inseguridad, sino que la obligación de detener su ascendente carrera repercutió en su ánimo, a punto tal que buscó apoyo profesional: “Tuve muchos bajones, días grises (…) hablé con psicólogos para que me ayudaran, también me contuvo mi familia y mis amigos”.

Habiendo transcurrido la etapa más compleja, donde el tucumano debió limitarse a realizar un entrenamiento tranquilo, el regreso al cuadrilátero está cerca; sería a fines de febrero o principios de marzo en Salta y los nombres que se barajan son Luciano Cuello y Sebastián Luján.

En caso de tratarse de Cuello, a quien “El Potro” definió como un “rival riesgoso, que puede dar una buena pelea”, el combate probablemente se disputaría en categoría mediano junior, mientras que de ser “Iron” el adversario, quizá se ponga en juego la corona argentina welter que éste ostenta. Las negociaciones, no obstante, aún están desarrollándose y no se descarta la posibilidad de un retorno ante un púgil colombiano de buen presente.

A pesar de la inactividad de ocho meses, en la cabeza del noqueador el horizonte se fija más allá de Argentina: “Si todo sale bien en el combate que voy a hacer en Salta, ya estaríamos pidiendo uno de nivel contra algún campeón en Estados Unidos, de hecho Top Rank me avisó que estuviera listo” .

Tras describir a la categoría welter como “minada de grandes campeones, de boxeadores muy buenos y taquilleros, que la gente quiere ver”, destacar el triunfo de Marcos Maidana y expresar su voluntad de tener la revancha ante el estadounidense Timothy Bradley (quien le propinara su única derrota en julio del 2010), Abregú sentenció: “Voy a volver con todo y cuando lo haga, no voy a parar. Me voy a cuidar mucho para no volver a tener problemas de lesiones”.

El destino aún es incierto para el tucumano, no obstante indudablemente cuenta con las aptitudes técnicas y la fortaleza mental para regresar a las grandes ligas e inscribir su nombre en la importante lista de campeones vernáculos que hoy en día erigen al boxeo nacional como uno de los mejores del mundo.

Dejá una respuesta »