“El Huracán” Narváez, ¡de película!

Campeones En El Ring diciembre 23, 2013 0
“El Huracán” Narváez, ¡de película!

Por Edgardo Rosani (Morresi)

Nuestros lectores, seguidores, fans y detractores saben a la perfección que nuestra “Atracción fatal” por estar  “enamorados” del boxeo de Omar Narváez, el campeón leyenda que Argentina enarbola en la cúspide de los mástiles argentinos a nivel internacional, junto a Sergio “Maravilla” Martínez, Marcos “El Chino” Maidana y Juan Carlos “El Cotón” Reveco. Es sin dudas “El último dragón”. -

Anoche, ante el mexicano David Carmona, volvió a lucirse y de qué manera! Y no crean que el mexicano era un “panqueque” como se dice habitualmente en el argot popular para denostar a un retador desconocido para la mayoría. Carmona era campeón mundial juvenil, tenía buena línea, intentaba caminar correctamente el ring, era veloz, joven, certero y peligroso en las descargas. Tampoco era un émulo de Manny Pacquiao en su paso por las divisiones menores, queda claro. Pero al chubutense le costó el primer capítulo, parte del segundo y en algún otro momento antes del cuarto asalto, descifrar el estilo del azteca. Claro, una vez encontrado el problema, la solución llegó rápidamente y, ésta vez, sin contemplaciones. Ya en el quinto giro, Carmona apagó el motor, empezó “Amarga pesadilla” y dejó que el envión de los asaltos iniciales contuvieran al encumbrado Narváez, cuya figura se agigantaba minuto tras minuto. Cayó en su “Teleraña”.

El desenlace “Apuesta final” llegó antes de lo esperado, con precisión quirúrgica y haciendo gala de un estado físico impecable –en una noche digna de “Infierno en la torre” de 45º de temperatura promedio sobre el ring, devastó al azteca que, correctamente, fue retirado por el rincón en una lógica “Crónica de una muerte anunciada”.

Hubo fiesta, imitaciones de Los Beatles con “Imagine”, bombos, redoblantes y vientos –algo a lo que no adherimos en absoluto-, farándula, políticos, deportistas, etc.

El gran Omar Narváez, a los 38 años, es un ejemplo a imitar por los jóvenes púgiles que van surgiendo. “Vini, vidi, vinci” o “Vine, ví y vencí” parece indicar el “enano” chubutense. “Tócala de nuevo, Omar” en alusión a “Tócala de nuevo, Sam” claro está. Salud querido Omar, ya no tenemos palabras para referir sobre usted en éste “Tiempo final”. Sólo agradecerle por tanto boxeo y agradecer al destino y a la vida que nos permite verlo desde el mismísimo borde de ring. Chapot! “Al maestro, con cariño”

Gracias totales! Esperamos nuevamente “El gran concierto”.

FOTO: Invierno Brandolini

Dejá una respuesta »