Blancanieves

Emanuel Tocco enero 8, 2014 0
Blancanieves

Por Gustavo Nigrelli

La Locomotora Oliveras atacó a la prensa por no haberla considerado Mejor Boxeadora del país en 2013. Cuestionó idoneidad y moral del periodismo especializado, que eligió a la Tigresa Acuña por sobre ella, invalidando al que juzga -síndrome de inferioridad-. ¿Hubiese dicho lo mismo si ganaba? Espejito, espejito…

Será un episodio superficial –quizás-, pero dejarlo pasar, además de permitir pensar que quien calla otorga, desvirtuaría un valor mayor, que es preciso reivindicar más allá de criterios y gustos –ni hablar de cuestiones morales-.

Alejandra La Locomotora Oliveras de nuevo usó el aire para la queja, ahora arremetiendo  contra la prensa especializada en boxeo (UPERBOX) por no distinguirla con el Firpo a la mejor boxeadora del año, galardón que se llevó la Tigresa Acuña.

Aquí el audio:
http://campeonesenelring.com.ar/2014/01/la-pelea-que-oliveras-aun-no-gano/

Como en el ring, se defendió atacando, o mejor dicho, formulando una acusación encubierta para que los periodistas le contesten si son ineptos, o corruptos.

Fundamentó su autoproclama en el dato estadístico de que en 2013 conquistó su 4º título mundial en diferentes pesos, logro jamás alcanzado por boxeadora alguna en el mundo, un mérito que se le reconoce, se difundió y publicó con demasiado despliegue en todos los medios, dentro del escaso espacio que se le asigna al boxeo -en especial al poco serio boxeo femenino-, pese a que ella insiste con que “nadie lo sabe”, y “nadie dice nada”, agregando de paso el concepto de ignorantes.

Gracias al mismo válido fundamento fue ternada, y muy votada por los varios periodistas del país, al punto que disputó palmo a palmo el Firpo con la Tigresa. Cabe aquí la justa aclaración de que en una votación democrática cada cual elige al suyo, por lo que los ganadores nunca son unánimes. Siempre hay división de opiniones y discusiones, incluso en la elección final, donde se suelen imponer los argumentos más sólidos, a veces persuadiendo a los más numerosos.

Por lo tanto, lo ignorante es generalizar como si un premio encerrara un criterio único, sin darse cuenta que haber estado ternado significa haber sido votado.

Y cabe también aclarar que en tan subjetivos análisis, no alcanza con hacer las cosas bien, sino que se depende además de qué tan bien las hayan hecho los demás, aunque las propias necedades y egoísmos impidan reconocerlo.

Oliveras ganó 3 peleas este año, y la única meritoria fue el KOT 7 sobre Lely Luz Florez -una colombiana, cuyo mayor mérito fue su KOT 1 vs Chris Namus hace 4 años y medio, aunque luego perdió en la revancha, y también ante todas las demás buenas que enfrentó-, donde conquistó el superligero CMB vacante, su 4º título en diferentes pesos. Los otros los había ganado en años anteriores (supergallo, pluma y ligero).

Sabido es cómo se llegan a disputar las coronas mundiales entre mujeres, sin control serio ni ránking, aunque ella las quiera hacer pesar en oro, y valer como masculinas.

Sus dos peleas restantes del año le juegan en contra, porque su actuación fue lamentable. Primero por sus rivales de papel; luego porque en ambas debió haber sido descalificada por los casi 200 golpes bajos que pegó. Y ante Dayana Cordero, habría que contar bien los limpios de cada cual a ver quién ganó –venció por puntos-.

Rechazó una pelea ante la boricua Melissa Hernández, por considerar escasa la bolsa de 10.000 U$ que le ofrecieron para tan peligrosa rival, “una campeona”.

Su lugar entonces lo tomó de apuro la Tigresa, por la misma plata, y le dio una paliza a esa campeona que Oliveras consideraba tan peligrosa.

Pero además la Tigresa hizo lo que todos pedimos a gritos desde hace tiempo y parecía imposible: peleó contra las mejores.

Enfrentó en su casa a Yésica Marcos, hasta entonces considerada la mejor boxeadora del país, y pese a que le dieron un irrisorio empate, dio cátedra.

Luego venció a otra campeona mundial más, Soledad Matthysse, ganándole todos los asaltos. Y le sobró para una 4ª pelea con Halanna Dos Santos, una flojita del nivel de las que enfrenta Oliveras, ante quienes gana coronas.

Para tales osadías la formoseña pateó el tablero más de una vez. Se peleó con su mánager Osvaldo Rivero, se enfrentó a la FAB, al poder, a todo. Le costó injustos fallos en contra, manos negras, y tuvo que aceptar alianzas poco deseables para poder trabajar.

¿Cómo no valorar tamaña actuación dentro y fuera del ring, heroica, ejemplar, valiente, y por sobre todo, destacada deportivamente?

Oliveras se queja de que el boxeo no le da ni para comer, pero multiplicando sus 3 peleas anuales, a razón de 10.000 U$ cada una, da casi 300.000 $ al año, o sea, casi 30.000 $ al mes. Y con las 5 de 2012 al mismo monto, son 50.000 $ mensuales. Que diga que no le alcanza para comer es un insulto al pueblo.

Tiene en este mismo país varias rivales para enfrentar sin moverse, como La Pantera Farías, La Chica 10 López, o La Camionera Alegre, por nombrar a las más destacadas. ¿Por qué no enfrenta a la Farías, que equivaldría al choque que la Tigresa hizo con Marcos? Entonces sí, la que gane tendría a sus pies la gloria y los premios.

Es ésta la reivindicación que merece la Tigresa Acuña, antes que la explicación a Oliveras, quien cual madrastra de Blancanieves, deberá seguir escuchando que el espejito diga quién es la mejor.

Fuente: Diario Popular

Dejá una respuesta »