¿EL ÚLTIMO TREN?

Luciano Jurnet enero 20, 2014 0
¿EL ÚLTIMO TREN?

Por Luciano Jurnet

Hace sólo cinco años, Víctor Ortiz (29-4-2, 22 K.O) era elegido “prospecto del año” por la prestigiosa cadena deportiva ESPN. Con el título superligero de la Organización Norteamericana de Boxeo (NABO) en su palmarés y un andar ascendente, todo parecía indicar que el californiano estaba llamado a ocupar una página importante en el boxeo del siglo XXI.

No obstante, en 2009 un “tapado” Marcos Maidana frustró su primera oportunidad mundialista, en un combate donde “Vicious” no sólo fue derrotado por nocaut técnico, sino que se mostró carente de corazón, al ser él quien pareció no querer continuar sobre el cuadrilátero estando plenamente conciente.

Tras encarrilar su campaña, Ortíz contó con una nueva chance grande y no la dejó pasar: derrotó en decisión unánime al haitiano Andre Berto y se consagró monarca universal welter. Sin embargo, en su primera defensa perdió por la vía rápida contra Floyd Mayweather Jr., en una pelea escandalosa, recordada por el antideportivo cabezazo que el púgil de raíces mexicanas le asestó a “Money”.

Casi un año pasó de aquel revés para que el oriundo de Kansas buscara volver a los primeros planos. Arriesgó al enfrentar al complicado Josesito López por el título Plata del Consejo y el destino le fue nuevamente esquivo, ya que no sólo perdió sino que su mandíbula sufrió dos fracturas.

Tras someterse a una cirugía donde le fue implantada una placa de titanio y una temporada completa de inactividad, el próximo 30 de enero “Vicious” intentará un nuevo retorno al ring cuando rivalice ante Luis Collazo en Brooklyn.

Poco parece quedar de aquel explosivo zurdo que enviara a la lona en tres oportunidades al “Chino” Maidana. Complicadas derrotas, serias lesiones que implicaron visitas al quirófano y un parate pronunciado, hacen que el futuro sea una verdadera incógnita para Ortíz. En sólo diez días se verá qué tiene todavía por ofrecer aquel prospecto que en 2008 asomaba con pisar fuerte, lo cierto es que éste parece ser su último tren.

Dejá una respuesta »