LA GATA SEGUIRÁ MAULLANDO

Luciano Jurnet enero 6, 2014 0
LA GATA SEGUIRÁ MAULLANDO

*Entrevistador: Luciano Jurnet

Sin lugar a dudas Mónica Acosta (19-0-2, 5 K.O) representa una de las monarcas argentinas más sólidas de la actualidad. No sólo por su vigencia (debutó como rentada en 2007) ni por su inmaculado récord, sino también por haber enfrentado a lo largo de su carrera a rivales de jerarquía. Ante sus puños han sucumbido boxeadoras complicadas, como las colombianas Lely Luz Florez y Darys Pardo, la australiana Erin McGowan e incluso la tetracampeona del mundo Alejandra “Locomotora” Oliveras. Tras seis años como profesional, lejos de pretender disminuir el nivel de oposición, la actual reina de la categoría superligero de la AMB expondrá su corona ante la difícil Ana Laura Esteche el próximo 18 de enero.

En una cordial entrevista con Campeones en el Ring, “La Gata” nos permitió conocer un poco más tanto de su entrenamiento y su visión respecto del pugilismo femenino, como de su vida personal.

“Veníamos preparándonos para pelear el dos de noviembre, pero por motivos de fuerza mayor tuvimos que bajarnos, así que seguimos trabajando y entrenando. Estoy con muchas ganas de subir al ring para enfrentar a una rival dura y fuerte, como es Ana Esteche”, explicó Acosta en referencia a su preparación y agregó respecto de su próxima oponente: “Estaba pidiendo una rival de fuste (…) Esteche tiene un estilo muy parecido al mío, en el cual se planta en la pelea. La conozco porque hemos guanteado un par de veces en sus comienzos, creo que va a ser una digna adversaria y es lo que el boxeo femenino necesita para seguir creciendo”.

La pampeana no sólo considera que en Argentina se encuentran las mejores boxeadoras del mundo, debido fundamentalmente a la forma que tienen de entrenarse en el país, sino también que enfrentándose entre todas podrán hacer que la gente crea cada vez más en la rama femenina del deporte. En este sentido, expresó su deseo de rivalizar ante Fernanda Alegre para unificar las coronas de la categoría superligero (“La Camionera” ostenta la de la OMB) o ante Erica Farías, actual reina de la división ligero, versión CMB.

Hace algunos años, “La Gata” atravesó un complicado dilema: dedicarle más horas a su hijo o continuar con el boxeo, que le demandaba demasiadas y lo alejaba de él. Afortundamente, a pesar de haber considerado en un momento abandonar la actividad, los acontecimientos se desenvolvieron de forma positiva y le permitieron seguir con los guantes puestos: “En los últimos tiempos empecé a entrenar en Santa Rosa, pude traer a los técnicos acá y, a medida que mi esposo (el ex campeón sudamericano superpluma, Roberto Arrieta) fue alejándose como boxeador, estoy en las mejores condiciones. Creo que el apoyo local hizo que diera un giro en mi carrera y puedo decir que si en algún momento había pensado en dejar, hoy estoy más motivada que nunca”. La patagónica resaltó también la importancia de empezar a trabajar con el promotor Osvaldo Rivero, ya que, según contara, “hace que una piense que mañana puede estar peleando y tenga que estar siempre lista”.

Acosta es cristiana practicante. De la religión obtuvo muchos aprendizajes, tanto para la vida personal como para la profesional, que le han servido para sortear distintos problemas que se le fueron presentando. “La enseñanza que deja (la religión) es, a parte de estar confiada en que Dios te va a dar una mano, saber que haciendo las cosas disciplinadamente, de la manera en que lo dice La Biblia (…) están los resultados. Así salvé a mi familia, mi hijo está a mi lado mejorando día a día y tengo a mi esposo conmigo. Puedo decir que soy una mujer cien por ciento feliz, tanto por el boxeo como por lo que Dios me regala”, contó la pampeana.

Habiendo atravesado inconvenientes personales desde su adolescencia, en la cual confesó haber sido una mujer golpeada (motivo que la llevó a entrar a un gimnasio), la oriunda de Santa Rosa ha logrado hacerse cada vez más fuerte, no sólo sobre el cuadrilátero. Quizá por eso sentenció que “La Gata seguirá rugiendo”; y es que si bien las gatas maúllan, Acosta indudablemente ya es una leona.

Dejá una respuesta »