Uby Sacco, la gloria y el final de una vida sin respiros (Videos e imágenes)

Damián Pellecchia enero 5, 2014 1
Uby Sacco, la gloria y el final de una vida sin respiros (Videos e imágenes)

Por Osvaldo Príncipi, Diario La Nación, jueves 29 de Mayo de 1997

Fue rebelde y patrón de su vida desde el día que nació. El dispuso cuándo y dónde hacerlo, como para advertir a la ciencia y a sus padres Ubaldo e Ilda, que viviría con vértigo y prisa. Por eso rompió la espera del matrimonio Sacco, que buscaba en Buenos Aires la posibilidad de enganchar una pelea para que el nacimiento -planeado en Mar del plata- no produjera sobresaltos. Así, Ubaldo Néstor Sacco -simplemente Uby- se transformó en un porteño más, sin que nadie lo esperara.

Hijo de un fino boxeador y de una madre devota de la vida, la casa y el amor, Uby rompió con la ley chata de la adolescencia a los 14 años, cuando su padre, operado de la vista y distante de la realidad, recibió la noticia: “El nene peleó en el estadio Bristol y ganó por puntos a un balcarceño, un tal Bruñón”.

Allí empezaba su vuelo propio. Comenzaba a escribir su historia en primera persona y a curiosear -según marcan sus memorias- por una experiencia que fue determinante para este recuerdo: ladroga.

Quería ser arquitecto pero su esfuerzo quedó trunco en el cuarto año del colegio Industrial de Mar del Plata. El fútbol, el bowling y otros deportes lo reclamaban. Pero el boxeo era fácil, hereditario y tentador. Quizá, sospechaba que su tiempo de vida estaba destinado al campeonato mundial y a vivir como un rey, tal como él quería.

Por eso poco importó aquella etapa de amateur, cn una participación en el Sudamericano de Lima, en 1977, cuyo único recuerdo fue una alimentación a puro arroz; “como en la cárcel”, bromeaba, aunque los años le harían vivir esa experiencia en carne propia.

El boxeo grande lo esperaba y él lo sabía. Ni sus manos frágiles, ni las protestas de su padre, ni los portazos de Tito Lectoure pudieron frenarlo. Uby era un crack. Sí, un crack, una palabra única, propia para él: técnico y guapo. Boxeador de línea, de izquierda impecable y de derecha pulida como para diferenciar desde la popu un gancho o un cross.

Los duelos con Roberto Alfaro, con Hugo Luero, con Horacio Saldaño, con Hugo Quartapelle y con Lorenzo García serán inolvidables. Todos de ida y vuelta. Era tiempo de elogios pero también de advertencias: “Si este se cuidara, pero anda en cosas raras”. Y los cuchicheos se convirtieron en anticipos.

“Que nunca haya una primera vez”, fue la sentencia sobre la droga que Uby dejó en sus memorias, para cortar de raíz el tema. No estaba bien cuando Lorenzo García lo bajó del pedestal en la primera pelea; y, con un estado físico levemente mejor, alcanzó a empatar.

No era campeón mundial en 1983, cuando soberbio e indiferente cambiaba abruptamente de personalidad. Perdía sonrisas y ganaba dependencia de un mundo exterior que comenzaba a aniquilarlo con aquello de sexo, noche y drogas.

Pese a todo, demostró ser el mejor. Primero retiró del boxeo a su amigo Horacio Saldaño, quien ya veterano de los guantes y protestón de la actividad, declaraba con aire fraternal: “Pensar que a este mocoso lo llevaba al circo, de pibe, y ahora me vapulea en público en el mismísimo Luna Park”. Y después fue campeón.

Fue ante el norteamericano Gene Hatcher. Fracasó en la primera oportunidad en Texas pero no resignó el desquite. En Campione D´Italia, cerca de Suiza, hizo arrodillar a Hatcher, que parecía inquebrantable, hasta que el médico italiano Mario Sturla rogó al impiadoso árbitro Ernesto Magaña hasta detener el combate.

Su regreso triunfal a Mar del Plata constituyó una de las manifestaciones populares más conmovedoras de una ciudad que lo transformaría luego en su prisionero, en un desocupado y en un muerto ignorado en una de las tantas camas de los centros públicos. Quizá, aquella caravana triunfal despedía a Uby de la vida simple de todos los días, la del amor por su padres y la devoción por su hija Lorena, diamante máximo de su cinturón de campeón.

La fama acrecentó todo. Gastos, divorcios, reconocimiento de su adicción, incidentes, altercados. Simplemente problemas, que el campeonato y la gloria tapaban. Pero cuando el napolitano Patrizio Oliva terminó, en el principado de Mónaco, la paciencia general se acabó para tratar a Sacco.

Escuchó sin escuchar y prometió sin cumplir. Se fue desbarrancando y comenzó a morir interiormente cuando comprendió que la droga y todo lo otro habían quemado su cuerpo y que la vida de campeón -planeada para vivir en Playa Grande, a su manera- ya no sería posible. La comisaría, el incidente nocturno, las detenciones y la cárcel fueron el camino a seguir por Uby.

Solía decir el inolvidable Carlos Monzón, mientras cumplía su pena en la cárcel de Batán, al enterarse dee la llegada de Sacco al penal: “Este pibe no nació para venir acá. No va a aguantar.” Y así fue. Sólo la preocupación por la educación de Darío, su segundo hijo, y por aliviar el sufrimiento de su madre, lo mantuvo vivo, pese a las constantes recaídas.

El campeón de la sonrisa grata que conocimos hace 20 años se fue dejando morir. Sus ilusiones de los últimos meses eran algo similar a un castigo auto impuesto. “Aunque sea quiero un trabajo por 600 pesos para que mi hijo se eduque como el mejor”, decía. Nunca hubo respuestas.

Tuvo todo lo que no tienen los boxeadores en su vida: amor desde la cuna, y a un par de padres detrás suyo, orgullosos de sus títulos. Sin embargo esta historia no tiene lógica y estalla en un final triste y difícil de aceptar. Uby encontró la paz que hace mucho tiempo estaba buscando. Es una pena que no pueda compartirla con los tantos que lo admiramos, sin comprender por qué entregó su vida de esta manera.

NÚMEROS DE SU CAMPAÑA

Uby Sacco nació en Capital Federal el 28 de julio de 1955. Como aficionado, tuvo un récord de 37 victorias, 2 derrotas y 3 empates.

Debutó como profesional el 22 de abril de 1978, en Mar del Plata: venció por abandono, en el quinto round, a Luis Garay.

Su carrera incluyó 52 peleas. De ellas, ganó 47 (23 por KO), perdió 4 y empató la restante.

Se consagró campeón argentino el 23 de mayo de 1983, al derrotar por puntos a Roberto Alfaro. Ante el mismo rival, el 15 de mayo de 1982, y también por puntos, logró el título sudamericano. Sus mejores peleas nacionales, además de las que sostuvo con Alfaro, las protagonizó con Hugo Luero (le ganó tres veces), Horacio Saldaño, Hugo Quartapelle y Lorenzo García.

Su primer intento por el título mundial de los semimedianos juniors, ante Gene Hatcher, de los Estados Unidos, fue el 15 de diciembre de 1984. Perdió por puntos, en Forth Worth. La revancha llegó el 21 de julio de l985, en Campione D´Italia, donde triunfó por KOT en el noveno asalto.

Resignó la corona el 15 de marzo de 1986, en Montecarlo, ante el italiano Patrizio Oliva, por puntos. Fue su última pelea.

Hatcher, Oliva, Quartepelle y Lorenzo García fueron sus únicos vencedores.

Técnico: Ubaldo sacco padre Récord amateur: 37 victorias, 2 derrotas y 3 empates Debut profesional: GAB5 a Luis Garay, el 22 de abril de 1978, en Mar del Plata Récord profesional: 47 ganadas (23KO), 4 perdidas y 1 empate.

Títulos ganados: campeón argentino (23 de mayo de 1981) y sudamericano, (15 de mayo de 1982), ambos derrotando por puntos a Roberto Alfaro, en el Luna Park. Campeón mundial AMB (21 de julio de 1985) GKOT9 a Gene Hatcher, en Campione D´Italia.

MULTIMEDIA / Recopilación por Campeones en el Ring

VIDEOS
Uby SACCO vs Gene HATCHER II (EE.UU.) – Resumen
Título Mundial Welter Junior AMB | Lombardia, Italia 21.07.1985 | Uby obtiene su primer y único título mundial
Canal de youtube: Quique Rodriguez
Imágenes: TV Pública


Uby SACCO VS Patrizio OLIVA (ITALIA)
Título mundial Welter Junior AMB | Montercarlo 15.03.1986 | Último combate profesional de Uby
Canal de Youtube: Marzia Sweety
Imágenes: RAI Italia
 
 

Entrevista 
Uby Sacco habla de la carcel, las drogas y la libertad (1993)
Canal de youtube: archivodichiara
Imágenes: Canal 9

Entrevista
Uby Sacco entrenando en el gimnasio (1993)
Canal de youtube: archivodichiara
Imágenes: Canal 10 Mar del Plata

IMÁGENES (clic aquí para expandir)

FOTO: Jorge QUIROGA

Sacco – Quatapelle II – FOTO: Jorge Quiroga

Sacco vs. Hatcher I - El Gráfico - 18/12/1984

Sacco vs. Hatcher I – El Gráfico – 18/12/1984
Revista El Gráfico - 1985

Revista El Gráfico – 1985

 

Diario Olé - 20/01/1997

Diario Olé – 20/01/1997

Un comentario »

  1. Kelo agosto 5, 2016 at 17:33 - Reply

    Muy linda nota, no recuerdo sus peleas yo era chico, pero si recuerdo escuchar su nombre.
    Excelente descripción de su vida.

Dejá una respuesta »