¿Y ahora?

Luciano Jurnet abril 23, 2017 0
¿Y ahora?

Por Luciano Jurnet

Sebastián Heiland cumplió. En  la noche del Club Porvenir de Quilmes, noqueó a Mateo Verón, hizo honor al puesto número uno que ocupa en el ranking del Consejo y quedó de cara a un choque eliminatorio contra el estadounidense Jermall Charlo. El trámite, sin embargo, no fue tan sencillo como parece.

El combate podría dividirse en dos. Hasta el cuarto asalto, Verón pareció el clasificado mundial, mientras que “El Gauchito” lució como un mero partenaire. Y es que el púgil nacido en Tigre no solo hizo gala de un interesante juego de piernas para desplazarse permanentemente sobre el cuadrilátero, sino que conectó con soberbia justeza tanto el directo de derecha como el uppercut.

Heiland intentó todo el tiempo acortar distancia, pero se mostró poco lúcido y decidido a la hora de las descargas. Aquellas dudas hicieron crecer a su rival, que incluso llegó a cortarlo y florearse con morisquetas típicas de quien se siente dueño de las acciones.

El quinto giro marcó un antes y un después. Tal y como venía ocurriendo, “El Chino” dominó, pero sobre el filo de los tres minutos el nacido en Pigüé lo envió a la lona con un preciso cruzado.

Desde ese entonces, el zurdo asumió el rol internacional que hoy en día ostenta, derribó una vez más a su colega en el sexto round y lo fulminó en el octavo, con un tremendo directo que aterrizó pleno sobre su rostro.

¿Y ahora? La sensación que deja el duelo es ambigua. El Heiland permeable y vacilante de los primeros cuatro capítulos, que se vio gobernado por un luchador que llegó al choque con 18 derrotas, parece estar boxísticamente muy lejos de Charlo y años luz de Golovkin. Por otra parte, el “Gaucho” convencido, potente y con un ritmo de ataque asfixiante que emergió en el quinto segmento, podría soñar con subir al mismo ring que el invicto norteamericano con cierta expectativa. El tiempo dirá.

Dejá una respuesta »