Con honores

Luciano Jurnet julio 2, 2017 0
Con honores

Por Luciano Jurnet

Soberbia. Memorable. Plausible. Así fue la actuación que Brian Castaño redondeó ayer en Evian, Francia, contra el local Michel Soro y le permitió retener su cinturón mundial interino superwelter de la AMB. Con tramos de un boxeo de manual y otros de una guapeza emocionante, el argentino superó al rival más difícil de su vida y dijo presente en una categoría con grandes apellidos.

La empresa no era para nada sancilla. De visitante, ante un adversario con basta experiencia y que había ganado sus últimos siete duelos por nocaut; el escenario lejos estaba de aquel montado en González Catán, con las comodidades de la localía y el apoyo del público. Sin embargo, el chico nacido en Isidro Casanova peleó como en el patio de su casa.

De entrada nomás, Castaño (14-0, 10 K.O) buscó marcar terreno con sus agresivos avances. Distribuyendo bien el castigo, encontró en su cruzado de derecha la llave principal para adjudicarse tres de los cuatro asaltos iniciales. No obstante, del quinto al octavo, Soro reaccionó.

Con admirable entereza física y convicción, el marfileño (30-2-1, 20 K.O) soltó las manos, se apoyó en su “uno-dos” y llegó sobre su rival en más de una oportunidad para emparejar los cómputos, a pesar de atravesar un sobresalto sobre el filo del sexto episodio, cuando un cross del bonaerense alcanzó su sien.

Si bien es cierto que ambos protagonistas contaron con tramos de dominio, ninguno cedió hectáreas desde lo espiritual. Cuando Castaño atacó, Soro replicó, y viceversa. Aquello propició electrizantes cruces que parecieron convertir al duelo en una moneda al aire, con todos los condimentos que el público suele demandar.

En ese momento el mayor mérito de “El Boxi” fue agrandarse luego de resignar cuatro vueltas al hilo y recuperar la precisión e iniciativa. Fue así que se llevó los rounds de campeonato y cerró una actuación digna de ser ovacionada.

A pesar de que hubo una excesiva espera para conocer los cómputos finales, lo que abrió interrogantes acerca de un posible robo deportivo, los rápidos reflejos de Sebastián Contursi (promotor de Brian) y las cámaras de televisión francesas aceleraron la paupérrima pantomima de los jueces, quienes determinaron la victoria del visitante por decisión dividida con guarismos de 115-113 (x2) y 112-116.

Las dudas dejadas tras la besar la lona contra Emmanuel De Jesús quedaron atrás. Castaño demostró la personalidad y aptitudes que el primer nivel exige. ¿Le alcanzará para vencer al monarca regular Demetrius Andrade o al súper campeón Erislandy Lara? Habrá tiempo para el análisis. Por lo pronto, se recibió de mandamás con honores. Argentina lo celebra.

Dejá una respuesta »