La vieja guardia quiere resistir

Luciano Jurnet julio 15, 2017 0
La vieja guardia quiere resistir

Por Luciano Jurnet

A pesar de que el documento de identidad de Jonathan Barros acusa solo 33 abriles, podría decirse que es uno de los pocos representantes activos de la vieja guardia del boxeo argentino, aquella que conoció su momento de gloria entre el 2000 y el 2010. Fue justamente ese año en el que “Yoni” se consagró campeón del mundo pluma, tras noquear técnicamente a Irving Berry en su Mendoza natal. No obstante, su reinado fue tan importante como efímero y, diez meses más tarde, el panameño Celestino Caballero le arrebató la corona.

Aquel 2011 empujó al pibe nacido en Guaymallén al desorden. Su carrera, prolija hasta el momento, asumió desafíos harto complejos y difíciles de entender. Luego de vencer a Gustavo Bermúdez en Uruguay, incursionó sorpresivamente en la categoría superpluma para ir en busca del cinturón ecuménico frente al mexicano Juan Carlos Salgado. La derrota por decisión unánime fue apenas un sinsabor al lado de la siguiente.

Solo tres meses después del revés, Barros cruzó guantes con el ascendente noqueador Mikey García (29-0, 26 K.O en ese entonces). Poco pudo hacer el argentino ante la demoledora pegada de su rival, que lo sacó en ocho vueltas y sembró dudas respecto del norte de su campaña.

De 2013 a 2015 el andar del pupilo de Chacón lejos estuvo de ser espectacular. Victorias ante compatriotas poco encumbrados (Diego Alberto Chaves, Sergio Escobar y Sergio González) y paupérrimos brasileros (Isaias Santos Sampaio y Cid Edson Ribeiro) solo abultaron la estadística. Para colmo de males, cuando finalmente se midió a un adversario de interesante actualidad como Pablo Barboza (diciembre de 2015), protagonizó un choque opaco y aburrido.

Diez meses pasaron para que “Yoni” se subiera de nuevo a un cuadrilátero. La aventura continuaba en Japón y el local Satoshi Hosono (no perdía desde 2012) era la prueba a superar para volver a meterse en la discusión grande. En casa ajena el cuyano se plantó, trajo una victoria memorable y ganó el derecho a una oportunidad más. Hoy, en Wembley, Inglaterra, esperará el galés Lee Selby, mandamás pluma FIB.

Selby (24-1, 9 K.O) es un boxeador aguerrido y de interesante línea técnica, que ya supo dar cuenta de púgiles de jerarquía, como Evgeny Gradovich, Fernando Montiel y Eric Hunter. Su andar no sabe de traspiés desde 2009 y su confianza es tal que no solo osó desafiar al mismísimo Carl Frampton, sino que ya tiene en su mente peleas posteriores a la que tendrá frente al argentino.

 Tras el retiro de Sergio Martínez y Marcos Maidana, con Omar Narváez y Juan Carlos Reveco intentando abrazar cinturones grandes nuevamente, Barros resiste. Y con él lo hace la vieja guardia, aquella que muchos ya consideraban extinta. En horas, el nacido en la tierra de los alfajores tendrá la chance de demostrar que, como dice el dicho, “viejos son los trapos”.

Dejá una respuesta »